Verano indio, de Milo Manara y Hugo Pratt

Posted By: Coda
Verano indio, de Milo Manara y Hugo Pratt

Verano indio, de Milo Manara y Hugo Pratt
Norma Editorial, 2003 | Spanish | CBR | 156 págs. | 66.0 MB

Viendo la reverencia con que Manara retrata a Hugo Pratt en HP y Giuseppe Bergman (“por supuesto, no había nada que yo pudiera explicarle: él ya lo sabía todo”) es fácil imaginar la alegría de Manara cuando en 1986 Pratt acordó enviarle el guión de Verano indio, una historia ambientada en la época de la colonización de Nueva Inglaterra e inspirada en La letra escarlata de Nathaniel Hawthorne. Pratt le dio a Manara libertad para dibujar lo que quisiera y con el ritmo narrativo que deseara (“para una escena podía usar dos o veinte páginas, a mi gusto”), pero respetando escrupulosamente el texto.
El dibujo de Manara es absolutamente precioso e inolvidable a muchos niveles (paisajes de cuento de hadas, narrativa clara y cinematográfica, diseño de los indios mohicanos), excepto por un detalle: Manara le pone cara de malo a uno de los personajes, el reverendo Black, de una forma tan espectacular como innecesaria. El dibujante alega que el planteamiento dramático de la obra hace necesario darle referencias al lector: “como una representación teatral en la que ves a las figuras de lejos y el maquillaje debe ser muy fuerte, ya que no puedes ver el primer plano de la cara”. Una justificación algo peregrina, ya que el único personaje que ha recibido ese tratamiento como de teatro kabuki es el pobre reverendo. El guión de Pratt ya es suficientemente potente como para darle fuerza a un personaje tan contradictorio y antipático como Black: no hacía falta convertirlo en un Darth Vader recién desembarcado del Mayflower.